Encontraras. . .

sábado, 20 de febrero de 2016

¿EL BORREGUISMO?






    La sociedad actual va utilizando nuevas definiciones sobre las aberraciones y patologías conductuales sociales y les ha colocado bonitos nombres para disimular  su fatídico concepto y desenlace. De esto nace el análisis sobre una de las conductas predominantes en la sociedad actual, el borreguismo y el conformismo.



     Borreguismo de acuerdo a la Real Academia Española, proviene de borrego y es una actitud de quien, sin criterio propio, se deja llevar por las opiniones ajenas.


Resultado de imagen para imagenes del borreguismo
    Conformismo es la actitud de una persona que acepta fácilmente cualquier circunstancia pública o privada, especialmente cuando es adversa o injusta, la persona conformista se caracteriza por aceptar todo aquello que le sucede independientemente de que eso sea negativo o positivo y no hacer nada para luchar en contra de lo que no le gusta o satisface.


    Cito un párrafo de la obra del dramaturgo Inglés William Shakespeare, llamada La tragedia de Hamlet, Príncipe de Dinamarca, o simplemente Hamlet:



  “¿Miras aquella nube que tiene casi la forma de un camello?", le pregunta a Polonio. "Sí que parece camello", responde Polonio. "Me parece más una comadreja", dice Hamlet un momento después. "Ahora parece comadreja", coincide Polonio. "¿O parece una ballena?", se pregunta Hamlet. "Se parece mucho a una ballena”, acepta Polonio.”





    ¿Por qué Polonio se muestra tan de acuerdo con el príncipe de Dinamarca? Aquí está un claro ejemplo donde el Borreguísmo hace acto de presencia.



     En 1950, el Psicólogo Solomon Asch hizo una serie de experimentos para descubrir que tanto influía un grupo en nuestras decisiones, en los que demostraba como las personas se conforman con la norma aunque vaya en contra de la lógica y de lo que sería su actitud normal si no se viera condicionada por los demás. En mi opinión es una prueba contundente de la falta de pensamiento propio en las personas en cualquier aspecto y situación de la vida.


Solomon realizó un interesante experimento sobre esto:


     Los experimentadores, conducidos por Solomon Asch pidieron a unos estudiantes que participaran en una “prueba de visión”. En realidad todos los participantes del experimento excepto uno eran cómplices del experimentador y el experimento consistía realmente en ver cómo el estudiante restante reaccionaba frente al comportamiento de los cómplices. El objetivo explícito de la investigación era estudiar las condiciones que inducen a los individuos a permanecer independientes o a someterse a las presiones de grupo cuando estas son contrarias a la realidad.

Resultado de imagen para imagenes del experimento de solomon asch     Los participantes -el sujeto verdadero y los cómplices- estaban todos sentados en la sala de una clase en donde se les pidió que dijeran cuál era a su juicio la longitud de varias líneas dibujadas en una serie de exposiciones: se les preguntaba si una línea era más larga que otra, cuáles tenían la misma longitud, entre otras. Los cómplices habían sido preparados para dar respuestas incorrectas en los tests y determinar si ello influía en las respuestas del otro estudiante.




     El experimento se desarrolló de la siguiente manera: se reunía a un grupo de 7 a 9 estudiantes en un aula y el experimentador indicaba que el experimento consistiría en comparar pares de líneas. Se les mostrarían dos tarjetas, en una aparecería una línea vertical y en la otra tres líneas verticales de distinta longitud. Los participantes deberían entonces indicar cuál de las tres líneas en la segunda tarjeta tenía la misma longitud que el estándar de la primera.


    Del grupo de participantes, todos excepto uno eran en realidad cómplices del investigador, siendo el restante (sujeto crítico) el foco del experimento, al cual se le colocó en la posición de tener que dar su respuesta después de haber escuchado la mayoría de las respuestas de los demás. El experimento consistía en realizar 18 comparaciones de tarjetas teniendo los cómplices la instrucción de dar una respuesta incorrecta en 12 de ellas.


Resultado de imagen para imagenes del experimento de solomon asch


     En las dos primeras tanto los cómplices como el sujeto crítico respondieron de forma unánime la respuesta correcta. Sin embargo, a partir de la tercera prueba, los cómplices indican intencionalmente una respuesta incorrecta. En ésta, el sujeto da la respuesta correcta al final, mostrándose sorprendido por las respuestas previas (e incorrectas) de los cómplices. En la prueba siguiente la situación se repite: los cómplices dan de forma unánime una respuesta incorrecta y el sujeto crítico disiente dando la respuesta incorrecta pero mostrando un desconcierto mayor. Al repetirse la situación, el sujeto crítico eventualmente cede a la presión de grupo e indica también una respuesta incorrecta.


     El experimento se repitió con 123 distintos participantes. Se encontró que aunque en circunstancias normales los participantes daban una respuesta errónea el 1% de las veces, la presencia de la presión de grupo causaba que los participantes se dejaran llevar por la opción incorrecta el 36.8% de las veces



    ¿Vemos nuestra realidad o la de los demás? ¿Por qué si aplaude uno, terminan aplaudiendo todos?


     La respuesta se determinó en La teoría del conformismo, basada en el trabajo de Solomon Asch, que describe la relación fundamental entre el grupo de referencia y la persona individual. Un sujeto que no tiene la habilidad ni el conocimiento para tomar decisiones, particularmente en una crisis, lo cual llevará la toma de decisiones al grupo y su jerarquía. El grupo es el modelo de comportamiento de la persona.


     Esto nos lleva a reflexionar si en la actualidad el Borreguismo afecta a las masas de una manera negativa. Como por ejemplo, Hace exactamente 50 años, el psicólogo estadounidense Stanley Milgram, diseñó un experimento único. Fuertemente cuestionado desde varios puntos de vista y de mucha controversia, debido a la conmoción y el trauma que llegaba a provocar en sus participantes.

Resultado de imagen para imagenes del experimento de Stanley Milgram


                                                                                      
     El experimento buscó determinar, si ciudadanos comunes y ordinarios de su país, eran capaces de llevar a cabo actos de brutalidad y crueldad fuera de serie, contra otros desconocidos. El mismo, constaba de una máquina con una serie de interruptores que activaban choques eléctricos en forma gradual desde 15 a más de 165 voltios desde un extremo de la habitación hacia la habitación de lado, en la cual un desconocido los recibiría en su cuerpo tras contestar equívocamente una serie de preguntas, sin que el primero pudiera verlo pero si escucharlo.


     El participante cómplice desde el otro lado de la habitación encargado de recibir los choques (el alumno) que en realidad no recibe los golpes eléctricos, asegura sufrir de problemas cardíacos y a medida que el voltaje va subiendo, comienza a quejarse de dolor. Al llegar a los 150 voltios, expresa que ya no quiere participar, que siente dolores en el pecho y que cree fuertemente que algo anda mal, reclamando detener el experimento.



     Toda la condolencia del alumno es escuchada por el profesor encargado de implementar el castigo, no obstante, ante la figura de autoridad del psicólogo (experimentador)  presenciando todos los acontecimientos y determinando que el experimento debe continuar de todos modos, el participante continua empleando los choques.


     Este experimento ha sido recreado en la actualidad. Del 100% de las experiencias, la increíble cifra del 77% de los participantes encargados de aplicar los choques eléctricos haciendo peligrar la vida de otro ser humano continuaron con el experimento haciendo caso omiso a lo que el atormentado desconocido sufría por su determinación en la otra habitación.

    Los maestros encargados de los choques se mostraban confundidos, molestos y asustados, frente a un fuerte shock emocional, sin embargo ante la figura autoritaria del psicólogo, continuaban empleando los choques y hacían peligrar la vida de otro ser humano sin tener en cuenta las consecuencias.


    En el experimento también se apreció que de 12 personas, apenas un participante se negó a darle los choques eléctricos como castigo a otro ser humano bajo cualquier circunstancia. Una mujer, quien ni siquiera llegó a dar un solo golpe al alumno.

    Por último también se demostró que en grupos, cuando el experimento se llevaba a cabo entre dos personas y una se negaba a realizar el brutal experimento, la otra de inmediato coincidía en no llevar a cabo el mismo.


     Esta sería la teoría de la cosificación (agentic state), donde, según Milgram, la esencia de la obediencia consiste en el hecho de que una persona se mira a sí misma como un instrumento que realiza los deseos de otra persona y por lo tanto no se considera a sí mismo responsable de sus actos. Una vez que esta transformación de la percepción personal ha ocurrido en el individuo, todas las características esenciales de la obediencia ocurren. Este es el fundamento del respeto militar a la autoridad: los soldados seguirán, obedecerán y ejecutarán órdenes e instrucciones dictadas por los superiores, con el entendimiento de que la responsabilidad de sus actos recae en el mando de sus superiores jerárquicos.


     Observando y analizando todo el historial de lo que ocasiona por medio de los experimentos previamente vistos, puedo decir que, este comportamiento es uno de los factores que impiden y obstaculizan el progreso y desarrollo de los pueblos en la actualidad. Este, recordemos, no es más que aquel que adopta una actitud dócil o de sometimiento a otra persona o idea y que además sigue un comportamiento automático y mimético, sin criterio propio y que son incapaces de preguntarse si lo que hacen, o dicen, tiene fundamento lógico.

Resultado de imagen para borreguismo en la actualidad


    El Borrego o Borrega sufre un déficit pernicioso en su capacidad para reflexionar independientemente o con criterio propio. Su pensamiento esta encadenado, maniatado y trabado patológicamente a voces y alaridos externos.


Quien crea que está lejos de estos patrones, que se pregunté ¿Por qué? más a menudo. Cada vez que ponemos como excusa a una actitud la frase "es mi trabajo" o cada vez que te compras un reloj "porque está de moda" demostramos, de manera totalmente inconsciente, que somos otra "victima" de la sociedad.



Resultado de imagen para imagenes del borreguismo


1 comentario:

  1. Wow, excelente post, no sabía sobre esos experimentos que hacían, ¿sabes?, en la actualidad un ejemplo son las modas, las personas quieren utilizar todo lo que "está de moda", en lo personal ¡lo detesto! no entiendo porqué razón quieren ser iguales al resto, es algo que a mi me causa conflicto, si te gusta algo úsalo pero no quieras seguir absolutamente todo lo que está de moda para ser aceptado.

    Yo tengo una borreguita en casa.... así que ya verás nuestras broncas cuando sale el tema de "está de moda"

    ResponderEliminar

¡Hola! ¿Qué te pareció el articulo? Deja un comentario recomendando cualquier película, o libro que te guste. ¡Comenta.. Tú opinión es muy importante para mi!

Traductor

Seguir en Google+

Seguidores

Radio

Sigueme en We Heart It

Formulario de Contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

*--*

Animated Rainbow Moustache
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...